La Promoción de la salud

 La primera conferencia Internacional sobre la promoción de salud, realizada en Ottawa, Canadá en 1986, proclama un documento central denominado La Carta de Ottawa.

El documento proporciona a los pueblos, los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma. Para alcanzar un estado adecuado de bienestar físico, mental y social, un individuo o grupo debe ser capaz de identificar y realizar sus aspiraciones, de satisfacer sus necesidades y de cambiar o adaptarse al medio ambiente.

La salud se percibe pues, no como el objetivo, sino como la fuente de riqueza de la vida cotidiana. Se trata por tanto de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales así como las aptitudes físicas. Por consiguiente, dado que el concepto de salud como bienestar transciende la idea de formas de vida sana, la promoción de la salud no concierne exclusivamente al sector sanitario.

La Cartade Ottawa propone cinco campos centrales de acción:

  • Elaboración y aplicación de políticas públicas saludables
  • Creación de ambientes favorables a la salud
  • Refuerzo de la acción comunitaria
  • Desarrollo de habilidades personales
  • Reorientación del sistema de salud

 Seguidamente se presentan algunos detalles para el abordaje de las acciones señaladas anteriormente.

   Políticas públicas favorables a la salud. Las decisiones en cualquier campo de las políticas públicas, y en todos los niveles del gobierno, tienen influencias favorables o desfavorables sobre la salud de la población. La promoción de la salud propugna la formulación y aplicación de políticas públicas favorables para la salud, lo que significa que la salud ha de tener un alto grado de prioridad en la agenda de políticos y dirigentes de todos los sectores y en todos los niveles, los cuales se responsabilizarán por las consecuencias de esas políticas para la salud de la población.

   Ambientes favorables a la salud. La creación de ambientes favorables a la salud lleva implícito el reconocimiento de la complejidad de nuestras sociedades y de las relaciones de interdependencia entre diversos sectores. La protección del medio ambiente y la conservación de los recursos naturales, el acompañamiento sistemático del impacto que los cambios en el medio ambiente producen sobre la salud, así como la conquista de ambientes que faciliten y favorezcan la salud, como los del trabajo, la recreación, la vivienda, la escuela y la propia ciudad componen la agenda de la salud.

    Poder a las comunidades. El incremento del poder de las comunidades en el establecimiento de prioridades, en la toma de decisiones y en la definición y aplicación de estrategias para alcanzar un mejor nivel de salud es esencial en las iniciativas de promoción de la salud. La carta de Ottawa destaca que las acciones comunitarias serán efectivas si se garantiza la participación popular en la dirección de los asuntos de salud, así como el acceso total y continuo a la información y a las oportunidades de aprendizaje sobre los asuntos de salud. Es el concepto de “empoderamiento” comunitario, o sea, la adquisición de poder técnico y político para actuar en beneficio de la propia salud.

     Desarrollo de habilidades y actitudes personales. El desarrollo de habilidades y actitudes personales favorables a la salud en todas las etapas de la vida se encuentra entre los campos de acción de la promoción de la salud. Para tal desarrollo, es imprescindible la divulgación de información sobre la educación para la salud, lo que debe ocurrir en el hogar, en la escuela, en el trabajo y en cualquier espacio colectivo. Diversas organizaciones se encargarían de esas actividades. Este componente de la carta de Ottawa rescata la dimensión de la educación en salud, aunque aquí también avance con la idea de “empoderamiento”, es decir, el proceso de capacitación (adquisición de conocimientos) y de poder político, propiamente dicho.

   Reorientación de los servicios de salud. La reorientación de los servicios de salud en la dirección del concepto de la promoción de la salud, además de la provisión de servicios asistenciales, está entre las medidas preconizadas en la carta de Ottawa. También se enfatiza en la apertura hacia una visión amplia e intersectorial, al recomendar vías de comunicación entre el sector salud y los sectores sociales, políticos, económicos y ambientales. La percepción de que tales cambios deben ser acompañados en la formación de los profesionales de salud, también está presente en la declaración resultante de la conferencia de promoción de la salud.

Bibliografía

 

Factores de riesgo y de protección en el consumo de drogas

Los factores de riesgo para el consumo de drogas son aquellas características o circunstancias de naturaleza de vida, psicológica o social cuya presencia aumenta la probabilidad de que se presente la drogodependencia en un individuo.

Los factores de protección contra el consumo de drogas son aquellas características o circunstancias que dan fortaleza a las persona, y les permiten enfrentar a los riesgos de consumir drogas.

Los factores de riesgo y de protección se han dividido varias áreas:

Área individual:

Factores de protección:

  • Dificultad para el manejo de las emociones.
  • Problema autoestima y auto concepto.
  • Poca claridad en el proyecto de vida.
  • Falta de asertividad.
  • Baja tolerancia hacia las frustraciones.
  • Curiosidad y búsqueda de sensaciones fuertes.
  • Incapacidad para hacer frente a la presión de grupo.
  • Poca capacidad para las relaciones interpersonales.

Factores de protección:

  • Auto concepto y autoestima sanos.
  • Capacidad para comunicarse asertivamente.
  • Capacidad para manejar la presión de grupo.
  • Habilidad para la toma de decisiones y la presión de grupo.
  • Pensamiento autónomo, crítico y creativo.
  • Presencia de un proyecto de vida.
  • Valoración de la salud.
  • Capacidad para establecer y mantener relaciones interpersonales.
  • Capacidad para establecer empatía.
  • Capacidad para manejar emociones propias y manejar tensión o estrés.

 

Área familiar:

 Factores de riesgo:

  • Disfuncionalidad familiar.
  • Poco reconocimiento de logros.
  • Pocas expresiones de afecto.
  • Poca claridad en los valores.
  • Problemas de comunicación.
  • Normas muy rígidas, ausencia o ambigüedad de las mismas.
  • Presencia de respeto y disciplina
  • Patrones familiares de consumo.
  • Falsas creencias sobre las drogas.

Factores de protección:

  •  Familia integrada, sentimientos de pertenencia a.
  • Límites claros y explícitos.
  • Comunicación adecuada.
  • Ambiente de armonía y afecto.
  • Presencia de valores.
  • Aceptación de los problemas internos y búsqueda de soluciones

 

Área educativa

Factores de riesgo:

  • Escasa información sobre el problema.
  • Escasa capacitación de los docentes en la materia.
  • Falta de políticas y normas definidas en relación a las drogas.
  • Disponibilidad de la sustancias en las cercanías del centro educativo.
  • Ausencia de espacios idóneos para actividades deportivas, recreativas.

Factores de protección:

  • Estímulo a la participación de los alumnos.
  • Existencia de políticas coherentes con relación al consumo de drogas.
  • Formación del docente para el abordaje integral del problema.
  • Refuerzo de los valores positivos.
  • Reconocimiento de logros, méritos y ayuda mutua.
  • Existencia de espacios alternativos: deportivos, recreativos y culturales.

 

Área comunitaria

Factores de riesgo:

  • · Escasa organización y participación.
  • · Falta de líderes.
  • · Actitud permisiva frente al consumo.
  • · Fácil disponibilidad de drogas.
  • · Presión grupal hacia el consumo.
  • Carencia de alternativas educativas, recreativas y culturales.

Factores de protección:

  • Organización y participación comunitaria.
  • Presencia de líderes positivos.
  • Actitud crítica frente al consumo.
  • Escasa disponibilidad de drogas.
  • Jóvenes incorporados al sistema educativo.
  • Ambiente de seguridad.
    • Áreas de deporte, recreación y cultura.
    • Red local de apoyo.

 

Área social:

Factores de riesgo:

  •  Crisis de valores.
  • Pocas oportunidades educativas.
  • Desempleo y empobrecimiento creciente de la población.
  • Redes de producción, distribución y consumo.
  • Insuficientes programas de prevención.

Factores de protección:

  •  Políticas y programas efectivos de prevención del tráfico y consumo de drogas.
  • Red de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales de apoyo.
  • Existencia de oportunidades educativas y laborales
  • Promoción del desarrollo humano y social.

 

A mayor concentración de factores, mayor será el riesgo. El abuso de drogas suele ser probabilístico y en todo caso es el resultado de la intervención conjunta de muchos factores. La mayoría de los factores de riego y de protección tienen múltiples factores medibles y cada uno de ellos influye de forma independiente y global al abuso de drogas. Las intervenciones directas son posibles en el caso de alguno de los factores de riesgo detectados y pueden tener como resultado la eliminación o la reducción de los mismos, disminuyendo la probabilidad del abuso de sustancias. Además existen diferentes factores de riesgo para las distintas drogas; por ejemplo un alto nivel de depresión se asocia como el uso de drogas como la heroína o el alcohol, pero no con el consumo de otras drogas como el Cannabis.

Se han encontrado factores de riesgo y de protección comunes a una gran cantidad de conductas problemáticas tales como los embarazos no deseados, el fracaso escolar, la violencia etc.

Algunos factores de riesgo tienen una influencia constante a lo largo del desarrollo, mientras que otros agudizan sus impactos en determinadas edades. Ej. la presión de grupo

Se han encontrado factores de riesgo y de protección comunes a una gran cantidad de conductas problemáticas tales como los embarazos no deseados, el fracaso escolar, la violencia etc.

Bibliografía

  • Morakis A., M. Baltasar, M. Brito, A Castellanos. (2009) Manual de Prevención integral Visión universitaria ante el problema social del consumo de drogas Universidad Central de Venezuela. Ediciones del Rectorado
  • Organización Nacional Antidrogas (2009  ) Guía de prevención integral. Asesores Comunitarios. Caracas, Venezuela.
  • Organización Panamericana de de la Salud (OPS) (2000) Estrategias de promoción de la salud en los lugares de trabajo de América latina y el Caribe.

Habilidades para la vida

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a las Habilidades para la Vida (HPV) como:

“aquellas actitudes necesarias para tener un comportamiento adecuado, positivo, que nos permite enfrentar eficazmente las exigencia y retos de las vida diaria”

Existen actitudes que pueden ser aplicadas en la prevención de problemas de salud específicos.

Las HPV pueden ser innumerables, dado que su naturaleza y conceptualización difieren entre culturas. Sin embargo, el análisis sugiere la existencia de unas habilidades básicas comunes a todas las manifestaciones culturales del ser humano que parten del reconocimiento de las actitudes para desarrollar un estilo de vida saludable.

Read more of this post

Los Sistemas de Formación Docente

Se denomina Sistema de Formación Docente (SFD) al conjunto de acciones, actividades y programas que funcionan organizadamente en pos de una formación eficiente de los docentes. Son impulsados desde diversas instancias administrativas, técnicas y pedagógicas que funcionan articuladamente; aunque muchas veces existe una baja articulación de acciones, organismos e instituciones, tanto dentro del sector público como entre éste y el sector privado.

Los SFD incluyen los sistemas de Formación Docente Inicial (FDI) y los sistemas de Formación de Docentes en Servicio (FDS). Ambos son parte de un mismo proceso de formación profesional, aunque durante mucho tiempo han permanecido separados.

Read more of this post

Los usos de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en los sistemas de formación de docentes

Las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en los Sistemas de Formación de Docentes (SFD) se pueden utilizar como sistemas de repartición de información a los maestros para mejorar sus estrategias pedagógicas y el dominio de conocimientos; como programas focales que desarrollan habilidades en los maestros en el uso herramientas específicas, como computadoras, y como catalizador de nuevas formas de enseñanza y aprendizaje, tales como aprendizaje basado en preguntas, aprendizaje colaborativo y otras formas de pedagogías centradas en el alumno. El Uso de las TIC en los SFD está influenciado por las políticas nacionales de educación y las políticas relacionadas al desarrollo curricular.

Los SFD pueden apoyarse en las computadoras para construir en los maestros competencias de lectura y matemáticas, construir en los maestros una base experta de conocimientos incluyendo el entendimiento de conceptos claves, familiarizar a los maestros con enfoques para la enseñanza y el aprendizaje y acceder a fuentes de información y herramientas que luego puedan ser usadas en los salones de clase.

Read more of this post

La responsabilidad social empresarial y la educación pública

La permanencia vitalicia de las instituciones de un país, así como su competitividad en la economía mundial dependen más de la calidad de la educación, que del número total de años de escolaridad que tiene su población.

Según la UNESCO (2007), una educación pública de calidad debe ser:

Relevante a través del desarrollo de las competencias necesarias para participar en las diferentes áreas de la vida humana, afrontar los desafíos de la sociedad actual y desarrollar un proyecto de vida. Pertinente a las condiciones concretas en las que las personas actúan. Equitativa porque debe ser para todos y habilitar a las personas en términos de sus capacidades para la vida. Eficaz al alcanzar los objetivos que se plantea y Eficiente para honrar los recursos que los ciudadanos destinan a la tarea.

Read more of this post

Políticas educativas de la UNESCO en relación al uso de las TIC’s y el desarrollo profesional de los maestros

Las políticas educativas en relación al uso de las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) en las escuelas según la UNESCO se pueden agrupar en tres tipos: Alfabetización Tecnológica, Profundización del Conocimiento y Creación del Conocimiento. En cada una de ellas se especifican las metas a alcanzar en relación al currículo y su evaluación, la pedagogía, las TIC a utilizar, la organización y administración escolar y el desarrollo profesional de los maestros. A su vez, estos tres tipos de políticas, si se consideran en conjunto, pueden proporcionar una trayectoria de desarrollo para que las TIC sean asumidas por las sociedades y economías de los países en desarrollo. Read more of this post